¿Cistitis o infección de orina?

Muchas personas dicen que tienen infección de orina, pero esta expresión no es correcta; la infección de orina realmente no existe: aunque pudiéramos decir que la orina tuviera una infección, es un líquido que no permanece en el cuerpo. De ser así, la infección de orina no permanecería mas de unas horas, y desaparecería al expulsar la orina. Por tanto, lo correcto sería decir que se padece una infección de las vías urinarias. Sin embargo, eso es muy poco específico, puesto que las vías urinarias engloban:

  • Vejiga: es el espacio donde se acumula la orina antes de ser expulsada; una infección en la vejiga también se denomina cistitis o infección vesical.
  • Riñones: los encargados de filtrar la sangre del organismo y por tanto, de producir la orina; una infección de uno o en los dos riñones se denomina pielonefritis o infección renal.
  • Uréteres: son los conductos que llevan la orina desde cada riñón hasta la vejiga, y sólo en raras ocasiones son el único sitio de una infección.
  • Uretra: es el conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior; una infección de la uretra se denomina uretritis.

Centrémonos entonces en la cistitis

La cistitis es la infección mas frecuente de las vías urinarias. Cistitis es una palabra que viene del griego y significa literalmente inflamación de la vejiga; es un órgano endodérmico cuya función es almacenar la orina producida por los riñones, antes de expulsarla por la uretra. Según la medicina convencional, la cistitis se produce principalmente por bacterias (especialmente escherichia coli), que pueden proceder del recto, o aparecer al mantener relaciones sexuales. Esa bacteria, dicen, entraría por la uretra y podría llegar a subir por la vejiga y los uréteres hasta los riñones. Según la medicina, la razón de que las mujeres la padezcan con mas frecuencia es que tienen la uretra mas corta y cercana al ano. El tratamiento oficial es tomar antibiótico y esperar a que pase. Con frecuencia se receta monurol, un antibiótico muy fuerte que permanece hasta 36 horas en la sangre.

En realidad, la cistitis es efectivamente causada por bacterias, pero lo que la medicina oficial no quiere saber es que esas bacterias no están ahí para hacer daño al organismo, sino todo lo contrario: están realizando un proceso de regeneración de la mucosa que recubre las paredes de la vejiga, después de que estas hayan sufrido una ulceración.

¿Por qué se produce la cistitis en la naturaleza?

La gran mayoría de los mamíferos utilizan la orina para marcar el territorio. Esto es algo que todos sabemos porque lo vemos continuamente en los perros; mi perra nunca orinaba en la rueda de mi furgoneta, pero un día fui a un lugar donde había otros perros que al llegar yo corrieron a orinar en ella; era una forma de avisarme de que estaba en su territorio. Cuando volví a casa mi perra prestó mucha atención al olor de la furgoneta y orinó en la rueda. Desde ese día comprobé que cada vez que un perro orinaba la rueda, mi perra también lo hacía cuando yo llegaba… y nunca lo hacía si otro perro no lo había hecho antes. Era su forma de volver a dejar claro que la furgoneta (y por extensión, yo) éramos parte de su territorio.

Esto ocurre con mucha frecuencia en la Naturaleza: si un león huele la orina de un joven macho que, buscando un lugar donde instalarse, ha pasado por su territorio un tiempo antes, automáticamente, se pondrá en alerta y marcará su territorio con mucha frecuencia. Para que esto sea posible, el organismo actúa de manera automática, produciéndose una ulceración de la mucosa vesical, con espasmos o contracciones que permitirán mayor facilidad para orinar.

Una vez el león advierte que el intruso ha abandonado su territorio, cesa la necesidad de marcarlo continuamente; entonces, la ulceración que se había producido en la vejiga podrá repararse; entonces entran en acción las bacterias, que producen dolor e inflamación pero son imprescindibles para la regeneración del tejido. Así, podemos entender que tomar antibiótico en este caso resulta contraproducente, pues estamos minimizando la acción de las bacterias, por lo que la reconstrucción del tejido vesical se prolongará durante mas tiempo del necesario.

En el león, la fase de marcaje de territorio durará solo unas horas, el tiempo suficiente para que ambos leones comprueben la existencia del otro y el recién llegado decidiera irse. Así que la fase de regeneración de la vejiga se completará también en solo unas horas.

¿Por qué ocurre la cistitis en las personas?

Nuestra biología es muy similar a la del león, pero nuestra sociedad ha evolucionado muy rápidamente; esto supone que ya no tenemos la necesidad de marcar nuestro territorio con la orina, pues lo hemos delimitado con paredes y puertas. Por qué ocurre entonces? Porque nuestra sociedad ha evolucionado mucho y rápido, pero nuestra biología no evoluciona tan rápido, sino mucho mas despacio; eso quiere decir que seguimos viviendo los mismos procesos que los animales, pero con orígenes mucho mas complejos. Es decir: no tenemos la necesidad de marcar nuestro territorio, pero si que podemos sentir una amenaza, o una intrusión en nuestro territorio, aunque no sea de forma tan literal o explícita como en el ejemplo del león o de los perros.

Veámoslo con algunos ejemplos de cistitis

Ejemplo 1: Jimena llega a casa y comprueba que su madre ha estado revisando todos sus cajones y armarios, incluso su diario y cartas personales. Ante tal invasión de su intimidad, su cuerpo activa el programa de marcaje de territorio; se soluciona cuando a Jimena se le olvida aquella situación, después de comprobar como su madre no ha continuado haciéndolo.

Ejemplo 2: Lorena recibe una llamada de un amigo diciéndole que va a ir a pasar unos días a su casa, y ella, aunque contenta de verle, se siente nerviosa e insegura de estar en condiciones de recibirle y atenderle bien, así que inconscientemente lo vive como una intrusión en su territorio. La solución llega cuando le dice que solo estará un día, y ella se tranquiliza: eso si puede afrontarlo con seguridad.

Ejemplo 3: Cristina discute acaloradamente con Pedro, su novio, que se va de casa. Inconscientemente, Cristina siente miedo en su territorio, por estar sola en él, o por celos; el programa se activa instantáneamente, y se soluciona cuando pasa el enfado y se reconcilia con Pedro.

Ejemplo 4: El jefe de Mateo ha contratado otro empleado que realizará unas tareas similares a las suyas; en lugar de sentirse agradecido por la ayuda, Mateo siente que su puesto de trabajo (su territorio) puede estar amenazado. La solución llega cuando pasan los días y ve que pueden complementarse en lugar de hacerse la competencia.

En todos estos ejemplos se produce una ulceración de las vías urinarias mientras se siente la amenaza en el territorio; cuando cesa ese sentimiento, se produce una inflamación, que produce dolor; es lo que llamamos infección de orina o cistitis.

¿Por qué la cistitis puede durar mucho tiempo?

En la Naturaleza, un león, un perro u otro mamífero territorial solucionan sus conflictos de amenaza rápidamente; estos se solucionan cuando el intruso se va, o con una lucha por ese territorio; no hay mas. Sin embargo, la peculiaridad de los conflictos que vivimos las personas propicia que sean mas largos de lo normal. Por seguir los ejemplos anteriores, la amenaza o intrusión en el territorio puede durar tanto como una madre revise los cajones de la hija, tanto como días pase un amigo en casa de un anfitrión no preparado, tanto como un enfado entre una pareja o como dure la sensación de amenaza de un nuevo compañero de trabajo. Y tanto como dura la amenaza, el mismo tiempo durará la fase de inflamación y reparación (fase de resolución). Con un ejemplo lo veremos mas claramente:

  • Pedro y Cristina discuten y se enfadan en julio. Pasan los meses de julio y agosto sin verse, y cuando hablan o intercambian mensajes por whatsapp es para discutir. Ambos quieren estar juntos, pero cada vez que se encuentran en la calle Pedro está con otras mujeres. En este tiempo, Cristina solo se da cuenta de que necesita ir al baño con mas frecuencia de lo habitual. En septiembre, ambos deciden que tienen que hacer las paces  y llega la reconciliación; comienza una etapa muy agradable, casi como si se acabasen de conocer. Cristina ya no tiene ese sentimiento de pérdida o amenaza, ni siente celos porque están juntos todo el día. En unos días, quizá una semana o 10 días, Cristina comienza con molestias al orinar, que irán aumentando; cuando va al médico, pasados 15 días, este le diagnostica cistitis, y le proporciona antibiótico. Las molestias cesan, pero cuando pasa el efecto del antibiótico vuelven, aunque de forma mas tenue. Si no hubiera tomado antibiótico tendría mas dolor, pero cesaría antes (en dos meses, tanto como duró la amenaza). Al tomar antibiótico, los efectos de la cistitis son moderados, pero se prolongan durante mas tiempo.

Resumiendo

Con estos ejemplos podemos comprender cómo la cistitis se produce debido a un mecanismo biológico de nuestro organismo; cuando una persona vive un conflicto de inseguridad que le activa el instinto de marcar su territorio. También puede ocurrir que una cistitis sea recurrente o crónica, cuando una persona vive continuamente una amenaza en su territorio. Este podría ser el ejemplo número 1 si la madre revisara continuamente las cosas de Jimena. En ese caso, resolver el conflicto será difícil si Jimena siempre ha vivido esa intromisión. También hay casos de amenazas en el territorio mas sutiles o inconscientes, que también pueden tener difícil solución; en estos casos, el Método ECI (Método de Exploración del Conocimiento Interior) es una herramienta idónea para averiguar cuál es el conflicto y cómo resolverlo.

¿Podemos evitar la cistitis?

Es difícil, puesto que como hemos visto, los mecanismos biológicos se activan de forma inconsciente e involuntaria; por ello, la mejor manera de evitar este tipo de conflictos es siendo consciente de uno mismo. Si somos conscientes de lo que sentimos en cada momento podemos reconocer las sensaciones que nos causan y modificarlas. Así evitaremos molestarnos si revuelven nuestras cosas, o evitaremos sentirnos abandonados si nuestra pareja se va de casa. Así podremos también evitar celos improductivos y sufrimiento vano si aparece un nuevo compañero de trabajo en la oficina.