¿Qué es el cólico renal?

El cólico renal es un dolor repentino de gran intensidad, tanto que se considera el dolor mas intenso que existe. Se considera peor que el parto, huesos rotos, heridas por armas de fuego, quemaduras o la cirugía.​ El dolor se origina en la parte inferior de la espalda, a la altura del riñón, y de allí va expandiéndose por toda ella. Se describe como una especie de presión intensa que se presenta en forma de latidos pronunciados. En ocasiones, el dolor es tan intenso que puede incluso inducir al desmayo.

Habitualmente, el dolor comienza en la espalda y se irradia a la vejiga y los genitales, siguiendo una trayectoria descendente. Además del dolor intenso, generalmente se presentan otros síntomas, generalmente náuseas, vómitos, y sudoración. Otros de los síntomas que se pueden presentar son fiebre, hematuria (presencia de sangre en la orina), disuria (dificultad o dolor del paciente en la evacuación de la orina) o poliaquiuria (aumento del número de micciones durante el día, que suelen ser de escasa cantidad y que es síntoma de irritación o inflamación del tracto urinario). En los peores casos se presenta anuria (suspensión definitiva de la secreción de orina). Este es el signo de mayor gravedad.

¿Qué ocasiona el cólico renal?

Los cólicos se producen por la presencia de litiasis (también son llamadas piedras o cálculos) en el riñón o en el uréter. El dolor del cólico tradicionalmente se achacó a los espasmos musculares causados por la presencia de una litiasis. La litiasis obstruye el conducto urinario y no deja avanzar la orina, por lo que aumenta la presión en el uréter. Esto estimula las contracciones de la pared del uréter para intentar expulsar ese cálculo. Estos espasmos se presentan incluso si el cálculo no da lugar a la obstrucción total del flujo urinario. Son un mecanismo natural del cuerpo para intentar expulsar el cálculo por si mismo.

Hoy en día, sin embargo, los médicos saben que no son los espasmos la causa principal del dolor, sino la distensión que se produce proximalmente a la obstrucción. Tanto mas intenso será el dolor cuanto mas grande y mas aristas tenga la litiasis que produce la obstrucción. El dolor desaparece por completo cuando el cálculo es expulsado.

Las litiasis pueden tener varios componentes y causas. Los mas frecuentes (80%) son los de oxalato cálcico (causado por hipercalciuria, deshidratación o el síndrome del intestino irritable). También pueden ser cálculos de estruvita, de urato (ácido úrico solidificado), o de xantina solidificada (1%).

Además de las piedras, cualquier otro elemento que ocupe el uréter y obstruya el riñón puede provocar un cólico. Es el caso de algunos tumores que crecen dentro del uréter o lo obstruyen desde órganos vecinos, como el intestino, el ovario o el útero. También puede estar provocado por enfermedades de carácter benigno como la fibrosis retroperitoneal o dilataciones vasculares como el aneurisma de aorta. Estos otros casos, sin embargo, son muy poco frecuentes.

Tratamientos

Los médicos tratarán de eliminar la litiasis y paliar el dolor, que en este caso es lo mejor que se puede hacer por el paciente. Por ello, el tratamiento debe realizarse rápidamente para evitar complicaciones y controlar el dolor. Se suelen recetar analgésicos AINE que son eficaces contra el dolor y la inflamación. En episodios muy agudos de dolor puede tratarse aplicando los fármacos por vía intramuscular o intravenosa. Si el dolor no responde a los analgésicos, el especialista colocará un catéter en el interior del uréter para intentar expulsar los cálculos y que no persista el dolor.

En el caso de que se necesiten fragmentar los cálculos para facilitar su eliminación, se llevará a cabo la litotricia, procedimiento en el que se usan ultrasonidos para la descomposición de las piedras. En casos extremos, de mas de 7 milímetros, se suele extraer lo que obstruye el riñón o las vías urinarias mediante cirugía. El cólico renal concluye en cuanto la piedra ha sido expulsada. Si el cálculo es muy voluminoso o muy obstructivo, se debe actuar con rapidez para evitar que se afecte de forma definitiva la capacidad funcional del riñón. Hasta hace unos años se suministraban antiespamódicos, pues se creía que el dolor era producido por los espasmos. Hoy se sabe contraproducente, pues se elimina una ayuda natural del cuerpo para expulsar el cálculo.

Cólico renal

Cólico renal

¿Por qué se forman las piedras o cálculos?

La medicina lo desconoce por completo. Gracias a las estadísticas, establecen unos factores de riesgo, pero hasta hoy no han sido capaces de determinar por qué en unas personas con todos los factores de riesgo no hay litiasis, y porqué otras sin factores de riesgo si padecen cólicos renales. Los factores de riesgo que establecen son similares a los de cualquier otra enfermedad:

  • Antecedentes familiares (la genética, como siempre, es una gran aliada de las explicaciones oficiales).
  • Edad: tener entre 20 y 50 años es un factor de riesgo, según la medicina.
  • Poca hidratación, y hábitos poco saludables como el consumo de alcohol.
  • Padecer otras enfermedades, como colon irritable, hipercalcemia, gota, riñones poliquísticos…

El factor de riesgo mas específico del cólico renal es haber tenido otro cólico renal anteriormente (hasta el 60 % de los pacientes repiten un segundo cólico en menos de 10 años). Recientemente también se ha descubierto que si una madre sufre migrañas durante el embarazo, el hijo tiene muchas probabilidades de tener cólicos. Luego veremos por qué.

Pero aunque la medicina convencional no lo sepa, existe una causa para que se formen los cálculos. Y hay que distinguir según el tipo de cálculo que sea, porque se originan por motivos diferentes. Antes de continuar leyendo y saber por qué se producen, resultará muy conveniente repasar este artículo en el que hablé sobre la fase simpática y parasimpática de las enfermedades, y este otro sobre la insuficiencia renal.

¿Por qué se forman (realmente) los cálculos de oxalato cálcico?

Los cálculos de oxalato cálcico son los mas frecuentes con mucha diferencia. Se forman en la fase parasimpática de un conflicto que en su fase activa afectó a los túbulos colectores renales. Cuando una persona siente su vida naufragar, o se siente como un pez fuera del agua, el organismo entra en fase simpática y hace que los riñones trabajen mas de lo normal, produciéndose lo que conocemos como insuficiencia renal. Cuando el conflicto es intenso y prolongado, se produce un adenocarcinoma de túbulos renales para aumentar el tejido y mejorar su función.

Ahora que ya sabemos lo que ocurrió en la fase simpática, podremos entender que en la fase parasimpática, una vez superado ese sentimiento de naufragio, el organismo degrada (mediante caseificación tuberculosa) el tejido producido por el adenocarcinoma, y como consecuencia de la sedimentación de sales de calcio en las cavernas que entonces se forman, se producen los cálculos de calcio.

Es decir, que los cálculos de calcio se producen por haber tenido durante mucho tiempo o con mucha intensidad la sensación de sentirse como un pez fuera del agua, de sentirse abandonado, que su vida ha naufragado. Insisto en que en este post sobre la insuficiencia renal está mas detallado este sentir. Por decirlo de otra forma, los cólicos de calcio son la consecuencia de haber padecido una insuficiencia renal con mucha carga emocional.

 

¿Y los cálculos de urato?

Son los causantes de los cólicos comúnmente llamados nefriticos y aparecen en el ureter. Se forman en los cálices renales o en la pelvis renal, al igual que los cálculos de calcio, en la fase parasimpática de un proceso. El proceso en este caso es la incapacidad o inhabilidad para marcar el territorio; esto es, no poder marcar los límites, permitir la invasión en el territorio (familia, trabajo, intimidad), o no poner los puntos sobre las íes a quienes quieren intervenir en la vida de la persona… En la fase activa se produce la ulceración del epitelio de la pelvecilla renal y como consecuencia se van agregando pequeños cristales de urato. En la fase parasimpática esos cristales de urato se desprenden y descienden por el uréter. Para comprender mejor este problema te recomiendo leer el post sobre ¿qué es el territorio?.

Suelen ser incluso mas dolorosos que los cálculos de calcio, pues los cristales de urea tienen aristas y aquellos son mas romos.

¿Cómo ayudar a quien está padeciendo un cólico renal?

En este caso, lo más inmediato es concienciar a la persona que padece el doloroso trasiego del cálculo. Así se hará a la idea de que puede tener que estar sufriendo un malestar intenso durante horas. Y que, una vez que se expulse el cálculo su dolor cesará por completo y para siempre. Al menos, el ocasionado por ese cálculo. Para paliar el dolor un baño de agua templada es probablemente la mejor recomendación, ya que puede resultar muy calmante. Si el dolor es tan intenso que resulte imposible quedarse reposadamente en la bañera, lo mejor será recurrir a paños calientes o a una bolsa de agua caliente. Estos irán cambiándose según se enfríen. Productos naturales para el dolor harán el mismo efecto que los analgésicos farmacológicos y serán menos dañinos para el organismo. Si el médico lo aconseja, la litotricia facilitará mucho la expulsión de las piedras.

Pero dado que una vez que el cálculo ya está ahí y no podemos hacer mucho mas que esperar su expulsión, lo mas importante seguramente es facilitar al paciente la oportunidad de no volver a sufrirlo mas. Para ello es imprescindible, en primer lugar, conocer esta información. Y en segundo lugar poner los medios necesarios para que no vuelva a caer en ese sentimiento de abandono, de naufragio, de sentirse un pez fuera del agua. El origen del cálculo como hemos visto siempre tiene su origen en un hecho concreto (una ruina de un negocio, un desencuentro matrimonial, el fallecimiento de un ser muy amado…), pero la experiencia nos dice que quien lo sufre tiene tendencia a sentirse de esa manera. Dado que el 60 % de los pacientes repiten un segundo cólico en menos de 10 años es muy recomendable proporcionar esta ayuda con vistas al futuro.

Por ello, el Método de Exploración del Conocimiento Interior es la herramienta que se ha demostrado mas acertada para modificar la percepción del paciente. El cambio de percepción que se produce en pocas sesiones es tal que su vida y su salud cambian por completo.