Los zurdos, todo un mundo por explorar. Los científicos no son capaces de averiguar por qué los zurdos son zurdos: analizan y hacen estadísticas con datos que apenas tienen utilidad, ni para los zurdos ni para los diestros: contradicciones de la ciencia. Así que, mas allá de la ya conocida cifra que dice que entre el 10 y el 15% de la población es zurda, y que hay un porcentaje ligeramente mayor de hombres que de mujeres, la ciencia no parece aportar nada relevante. La etimología de las palabras que los representan tampoco nos da una idea, y encima a mi, como admirador de los zurdos, me deja abatido:

Zurdo viene del latín soccus, palabra que nombra una especie de zapato de difícil manejo utilizado por cómicos y comediantes, que derivó en zocato (y de ahí en zurdo) para aplicarlo al hombre torpe o tonto, que no se maneja bien. De esta palabra, zocato, deriva también zoquete.

Izquierda viene del euskera esquerra (= izquierda), palabra compuesta de esku = mano y del céltico kerros = torcido. Así pues el vocablo eskerre sería mano torcida o mano torpe.

La etimología, pues, no nos dice qué significa o de donde viene la zurdería, sino que refleja el pensamiento antiguo despectivo y discriminatorio hacia los zurdos. Así que viendo esto, podemos pensar que probablemente si nos parásemos a observar qué ocurre en la Naturaleza aprenderíamos mas. Y efectivamente, hay quien lo ha hecho, y ha descubierto que también hay animales zurdos: aun no parece estar comprobado si entre los reptiles y los peces hay diestros y zurdos (aunque yo apostaría a que si), pero si que está confirmado que existe esa distinción en los mamíferos y las aves… Así que sigamos preguntándonos: ¿para qué querría la Madre Naturaleza que existieran diestros y zurdos? Veámoslo.

Imagina que eres un conejo; estás junto a tu madriguera, cuidando a tu última camada de conejitos, de apenas unos días, cuando de repente te ves descubierto por un zorro, que inmediatamente prepara el ataque. ¿Qué harías tú? Indudablemente, tratar de salvar tu vida, pero sobre todo la de tus crías, por puro instinto animal. En ese momento, si tú eres un conejo diestro, lo mas probable es que salgas corriendo hacia la derecha, atrayendo así la atención del zorro y tratando de alejarlo de tu madriguera, que quedará a tu izquierda; a tu derecha quedará “todo lo demás”, que en ese momento no es prioritario. Si en cambio eres un conejo zurdo, lo mas probable es que salgas corriendo hacia la izquierda, y tu madriguera quedará a tu derecha. Así, todo lo que a los diestros nos ocurre en el lado izquierdo del cuerpo tiene que ver con nuestra madriguera: nuestra madre o nuestros hijos, y lo que nos ocurre en el lado derecho del cuerpo, tendrá que ver con cualquier persona o cosa excepto nuestra madre o hijos. En los zurdos, que al salir corriendo dejan su madriguera a la derecha, es en la parte derecha del cuerpo donde expresan cualquier preocupación o problema que tengan con su madriguera, madre e hijos. Y los problemas con el resto del mundo los expresarán en la parte derecha del cuerpo.

Este parece ser el sentido de que la Naturaleza haya creado esta diferencia entre diestros y zurdos: dar mayores probabilidades de supervivencia, ya que si todos los conejos fueran diestros (o si todos fueran zurdos), el zorro se acostumbraría fácilmente a que los conejos siempre huirían en la misma dirección y le sería mucho mas fácil planear su ataque.

Dado que el conejo es una presa en la naturaleza, la probabilidad de sufrir un ataque de un depredador es alta, y eso parece explicar que el porcentaje de zurdos entre los conejos sea mucho mas alto que entre otros animales sin depredadores como los primates, felinos, cánidos o los mismos humanos. En cambio, en animales depredados y en muchas especies de pájaros, que habitualmente tienen que, literalmente, salir volando para escapar de sus depredadores, el porcentaje de zurdos es mas elevado.

Y esto es lo que pasa cuando yo digo, por ejemplo, que a Jaimito, que es zurdo, le duele el oído “de su madre” cuando se queja del oído derecho. O cuando digo que el dolor en el dedo índice de la mano derecha de Juan no tiene nada que ver con su madre ni sus hijos, puesto que al ser diestro, corresponderá a “todo lo demás”; es decir, a cualquier persona que no sea su madre ni sus hijos.

Por último, debo apuntar que esta es la primera y mas básica explicación de la existencia de zurdos y diestros en la Naturaleza; pero si esto fuera todo podríamos deducir que los grandes depredadores que no tienen otros depredadores de los que huir no necesitarían esa estrategia de supervivencia, por lo que todos serían diestros o zurdos… bueno, la Naturaleza es mas compleja y ha decidido que, además de la capacidad de correr hacia otro lado, los zurdos tengan otras características que les diferencien de los diestros. Pero eso corresponde a otra explicación, la del lobo zurdo.