Simpatía

Del latín sympathia, y a su vez del griego συμπάθεια (sympátheia), un compuesto del prefijo συμ- (syn- = reunión, convergencia) y la raíz πάθος (pathos = pasión, padecimiento). Etimológicamente se corresponde exactamente con el latín compassio (con- passion) y significa padecer con (alguien o algo). Así, una persona simpática es aquella que se compadece, es decir, padece con otra, que está junto a otra en sus pasiones o padecimientos.

La palabra simpatía hoy es aplicada vulgarmente para referirnos a la inclinación afectiva de las personas, si bien como vemos etimológicamente va mucho mas allá. Pero ya en el año 300 a.C. el filósofo Epicuro hablaba de una συμπάθεια, simpatía, un padecimiento compartido entre cuerpo y mente, una com-pasión entre ambos. Y cuando los físicos de hoy hablan de “resonancia“, los griegos se referían a una simpatía como de cuerdas que vibran unas junto a otras. Y desde el siglo IV a.C ya se entendía la noción de simpatía como ” la afección de una cosa a través de la afección de otra”, un concepto común a médicos y filósofos y una gran conquista porque a través de este concepto se llegó a la concepción del hombre como un entidad y organismo esencial y funcional, frente a la noción arcaica del cuerpo humano como una simple pluralidad de miembros. De acuerdo con eso, cualquier alteración experimentada por cualquier parte afecta, en un organismo unitario, a todas las demás. Proclo iba mas allá y decía que “el hecho de que las esferas cóscmias lleguen hasta nosotros y los emás animales mortales, se ha de recordar que se debe a la simpatía del Universo. Y hemos de demostrar a su vez que esta ser debe al hecho que el Todo es un ser animado. Pues si es una sola alma la que sostiene la coherencia del Universo entero, es de todo punto necesario que haya una simpatía mutua entre sus partes”.

Empatía

Del griego antiguo ἐμπάθεια (empátheia), compuesto por el prefijo ἐν– (en–  = en) y πάθος (páthos = pasión, padecimiento). Etimológicamente significa padecer en, padecer dentro de uno el padecimiento de otro. Es la capacidad de percibir, compartir y comprender lo que otro ser puede sentir. También es descrita como un sentimiento de participación afectiva de una persona cuando se afecta a otra. Es de carácter inconsciente, es decir que su procesamiento es inmediato y no da oportunidad de racionalizar.

Compasión

La palabra compasión viene del latín compassio, traducción literal del griego συμπάθεια (sympátheia) pero con la particularidad de que incluía el sufijo o terminación -cion que implica acción y efecto. Compasión sería, por tanto, la acción o el efecto de la simpatía, es decir, la acción o el efecto de padecer con otra persona lo que ella está padeciendo. Sería entonces un sentimiento humano que se manifiesta a partir del padecimiento de otro ser, de manera mas intensa que la empatía, puesto que la compasión es la percepción y comprensión del sufrimiento del otro, pero además incluye el deseo y la puesta en marcha de una acción para aliviar, reducir o eliminar por completo tal padecimiento.